La borrasca Filomena causó grandes daños en el sector agropecuario durante su paso por la Península. Uno de los sectores más afectados fue el olivarero. Las graves consecuencias que este temporal de nieve y frío generó en las explotaciones madrileñas de olivar, han dado pie a que los agricultores manifiesten su inquietud ante la situación en la que han quedado los olivos.

Para dar respuesta a estas peticiones, ASAJA Madrid ha organizado una jornada sobre el tratamiento al que deben ser sometidos los árboles. Este encuentro se ha celebrado en Villarejo de Salvanés, municipio de la zona sur de la Comunidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entre los temas abordados durante la sesión destacan los tratamientos foliares de recuperación o el control del Barrenillo. También tuvieron la oportunidad de conocer los efectos de la helada sobre el olivar, aprendiendo a diferenciar entre ramas vivas y ramas muertas. Asimismo, los agricultores que se dieron cita en el encuentro recibieron indicaciones y consejos para la poda de renovación y ramas muertas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más de 30 profesionales del sector agro participaron en la jornada, que contó tanto con una parte teórica, como con una demostración práctica en campo de los conocimientos explicados. Cabe destacar que toda la jornada se realizó bajo el cumplimiento de la normativa y las recomendaciones sanitarias para la pandemia.