Madrid, 28 de septiembre de 2021.- ASAJA respaldará “en la calle, en los juzgados y donde haga falta” las medidas que de forma coordinada adopten las cuatro comunidades autónomas que soportan la práctica totalidad del censo de lobos de España, y que han quedado excluidas de cualquier posible gestión de la especie por la decisión unilateral del Gobierno de incorporar la especie al LESPRE.

El presidente de ASAJA, Pedro Barato se ha mostrado así de tajante tras finalizar la reunión de trabajo que se ha celebrado en Santander entre los consejeros de las Comunidades Autónomas afectadas por la decisión de incorporar al lobo al LESPRE  (Galicia, Cantabria, Asturias y Castilla y León) y las organizaciones agrarias. Barato ha expresado su  agradecimiento por la lección que han dado hoy  los consejeros y por su apoyo a los ganaderos y al mundo rural en general. “Han demostrado responsabilidad en defensa del bien común e intentaremos que se sumen más comunidades autónomas, instituciones y entidades civiles para hacer frente a esta tropelía que se nos quiere imponer”.

“Apoyamos el recurso que estas cuatro Comunidades Autónomas han interpuesto ante la Audiencia Nacional y la petición de medidas cautelares porque nos sentimos engañados tanto por la ministra Ribera como por el Secretario de Estado, Hugo Morán” y desde ASAJA propondré –ha explicado  Barato-  al resto de organizaciones agrarias una respuesta contundente contra este atropello al medio rural y a los ganaderos”.

“Este marco de unidad que hemos escenificado hoy en Cantabria debería hacer reflexionar a la ministra Teresa Ribera y también el presidente Sanchez sobre una decisión tan trascendental para el entorno rural y sus pueblos como la que han tomado, -ha proseguido el presidente de ASAJA-  porque es mejor el entendimiento y el consenso que dar la espalda al mundo rural”.

Para el presidente de ASAJA, “nos estamos jugando la continuidad de la ganadería extensiva en muchas zonas de España, no solo en las Comunidades Autónomas donde hasta ahora el lobo convivía con la ganadería, sino en otras que a partir de ahora también se implantará. Por ello, ASAJA considera que no se trata solo de anunciar más indemnizaciones, como hace la ministra, sino de lograr que el ganado pueda permanecer donde siempre ha estado, “y lo que está claro es que, si el lobo entra sin freno, la ganadería será la expulsada”.